Próxima b, ¿el planeta buscado?

COMPARTIR

Exoplanetas

Días y noches eternos en cada uno de sus hemisferios, un año de solo 12 días y una distancia oximorón: lejanamente cercana, son algunas de las características de ese nuevo mundo descubierto en la Vía Láctea, Próxima b, el planeta que por estos días nos hace soñar que no estamos solos en el universo y que quizá, allí afuera, hay otra casa para nuestra especie.

Conversamos con Pablo Cuartas Restrepo, PhD en astrofísica, experto en exoplanetas y habitabilidad planetaria, profesor, investigador de FACOM y cofundador del pregrado de Astronomía de la Universidad de Antioquia sobre el que muchos catalogan como “el descubrimiento astronómico del año” y que, curiosamente, fue presentado en Medellín por Guillen Anglada-Escude, el autor principal del paper, durante el congreso CAP que se realizó en mayo de este año en el Parque Explora.

Se han hallado muchos primos, hermanos y “parientes planetarios” de la Tierra, ¿qué tiene de extraordinario Próxima b que ha suscitado tanto despliegue en medios y redes sociales?

En efecto, se han encontrado muchos planetas parecidos a la Tierra, pero esto en realidad quiere decir que tienen un tamaño y masa similares, y cuando estas dos características coinciden significa que posiblemente estén hechos de lo mismo, o sea de rocas, y que sean planetas de tipo terrestre como los llamamos normalmente los científicos planetarios. Esto hace muy probable que tengan un núcleo de hierro, un manto de rocas…Lo otro que los hace parecidos es que estén en la zona de habitabilidad -la Tierra se encuentra en la del Sol-. Esta es la región donde un planeta, siempre que tenga una atmósfera, podría tener agua líquida en su superficie. Lo especial de Próxima Centauri es que es la estrella más cercana al Sistema Solar, es nuestra vecina del lado en toda la galaxia, y haber descubierto un planeta como la Tierra en la zona de habitabilidad de Próxima, nos emociona y estimula la imaginación de las posibilidades.

¿Cómo se determina la zona de habitabilidad de una estrella y qué tan frecuente es hallar planetas en la de una enana roja?

Aclaro que todas tienen una zona de habitabilidad. Por ejemplo, la de una estrella como el Sol está más o menos a la distancia de una Unidad Astronómica (150 millones de kilómetros). En el caso de Próxima Centauri, que es una enana roja, la zona de habitabilidad está mucho más cerca, tanto así que el planeta Próxima b orbita a su estrella en solo 12 días.

Esto ya ha pasado antes, se han descubierto planetas en la zona de habitabilidad de enanas rojas, por ejemplo Gliese 667CB, que es un poco más grande que la Tierra. Próxima b es un planeta un poco más pequeño, incluso mucho más parecido a la Tierra, y eso lo hace especial.

¿Nuestra especie podría vivir en Próxima b?

Este planeta tiene posibilidades de ser habitable, sí, pero eso es muy distinto a decir podríamos habitarlo nosotros. Lo más probable es que esté bloqueado gravitacionalmente, eso significa que tiene un hemisferio que siempre le da la cara a la estrella y otro en completa oscuridad. Por esto, además, no generaría un campo magnético protectivo, y sin este la radiación y el viento estelar de Próxima Centauri posiblemente ya barrieron cualquier atmósfera que haya tenido, y un planeta sin atmósfera es inhabitable así esté dentro de la zona de habitabilidad. Hay un ejemplo aquí en el Sistema Solar, Marte, que es un planeta que ha ido perdiendo su atmósfera durante los últimos 4 mil millones de años porque ya no tiene campo magnético.

¿Es posible soñar con misiones a Próxima b?

Quizá sí, pero en unos mil años...o no sé. Nosotros no tenemos la capacidad tecnológica en este momento ni siquiera para enviar una nave robótica hasta allá, porque a pesar de que es el más cercano a la Tierra, a 4,2 años luz de distancia, eso significa que si viajáramos a la velocidad de la luz tardaríamos un poco más de cuatro años en llegar allí. Incluso a la nave más veloz que tenemos en este momento ( que no puede viajar ni cerca de la velocidad de la luz) le tomaría 75 mil años en llegar a Próxima b. En definitiva, por ahora no es posible para la raza humana viajar a Próxima B, ni a ningún otro sistema planetario.

¿Qué valor tiene para los científicos este descubrimiento?, ¿qué nos está enseñando Próxima b?

Lo que nos dice esto es que los planetas son comunes, lo que nos afirma es algo que los científicos planetarios ya creíamos: los planetas como la Tierra son muy abundantes en la galaxia y posiblemente hay muchos. Ya se han descubierto varios, como Kepler 186, Kepler 52… Próxima b no es el primero, pero es el más cercano y eso nos tiene muy emocionados. Cada que descubrimos algo como esto, la especie humana se impresiona porque se siente menos sola en el universo, a pesar de que hasta ahora no hemos encontrado a absolutamente nadie ni nada, a pesar de que ninguno de los datos observacionales nos dice que Próxima b sea un planeta habitado.

Todos estamos muy emocionados con la noticia, pero lo que nos queda es quedarnos con la parte buena: si la estrella más cercana tiene planetas, eso de nuevo ratifica lo que nosotros pensamos y es que todas las estrellas de secuencia principal de esta galaxia (etapa en la que hay fusión nuclear al interior) tienen planetas y que los planetas son cosas comunes. Estadísticamente, en la Vía Láctea podría haber un billón de planetas. Hablamos de millones de millones de planetas porque nuestra galaxia puede tener entre 100 mil y 400 mil millones de estrellas, la mayoría de ellas en secuencia principal.

¿En el sistema de Próxima Centauri podrían haber más planetas?

Sí, quizá no se hayan detectado porque son muy pequeños y es muy difícil, aún para los equipos más potentes. Por ejemplo el HARPS, un buscador de exoplanetas de alta precisión que mide la velocidad radial de la estrella, no tiene la capacidad de detectar movimientos tan pequeños. Pero lo más probable es que las estrellas tengan múltiples planetas, no hay una razón teórica que me diga que solo se va a formar uno.

Con un panorama tan desalentador para los humanos en Próxima b y sabiendo que pronto vamos a tener telescopios espaciales más potentes que podrían estudiarlo, ¿vale la pena enviar naves hasta allá? ¿Es posible que este descubrimiento abra ese camino?

Eso va a suceder. Nuestra especie es una de esas que no se quedan quietas, nuestro deseo de entender el universo y de ir hasta lugares “imposibles” es más grande. Es algo que tenemos en los genes, un impulso natural por explorar a pesar de que no haya nada que ir a hacer allá. Vamos a enviar naves espaciales a Próxima Centauri y lo más probable es que cuando tengamos la tecnología, vamos a ir en una nave espacial hasta marte, hasta plutón y hasta Próxima Centauri. Eso no va a suceder ya, ni en los próximos 100 años, pero en algún momento ocurrirá.

¿En este momento los astrónomos y de la U. de A. están haciendo investigaciones relacionadas con exoplanetas?

Sí, en este momento acabamos de publicar en el Monthly Notices of the Royal Astronomical Society de Oxford, un trabajo que estábamos desarrollando desde hace dos años sobre la dinámica y la evolución de sistemas planetarios alrededor de estrellas pequeñas, en este caso un sistema que se llama GJ667C, que es una enana roja como Próxima Centauri y que tiene un sistema de unos 6 planetas parecidos a la Tierra, entre ellos un par que están en la zona de habitabilidad. Actualmente también estoy trabajando en colaboración con el profesor Roberto Galván, del Instituto de Radioastronomía en Morelia, porque estamos interesados en analizar cómo evolucionan los discos protoplanetarios, cómo es un proceso al que llamamos fotoevaporación del disco y cómo se involucra en la habitabilidad de algo que va a ser un futuro sistema planetario. Estoy iniciando un proyecto de formación planetaria, la idea es modelar cuántos planetas y de qué tamaño se forman alrededor de estrellas de diferente masa, eso nos va a decir un poco si los planetas pequeños son los más abundantes en el universo. El profesor Ignacio Ferrín acaba de empezar un proyecto para observar exoplanetas en el que también estaré involucrado. En la U. de A. tenemos mucho trabajo, además de formar astrónomos y divulgar, enseñarle a la gente un poquito de lo que hacemos y de lo que hemos aprendido.

Contenidos relacionados
CATEGORÍAS Aficionados Publica tu fotografía en Instagram entre el 1 y el 15 de febrero de 2017 con #...
Cuando Neil Armstrong desembarcó en la superficie lunar, hace ahora once años, el animador de la televisión exclamó...
El sueño empezó aquí, en nuestro Planetario de Medellín, en un encuentro de didáctica de la astronomía llamado Aula...
34  años de amor por el universo Esta es una fecha para recordar nuestros compromiso con la ciudad, a los que...
Contenido Popular
Días y noches eternos en cada uno de sus hemisferios, un año de solo 12 días y una distancia oximorón: lejanamente...